Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Julio Dornel - 12 de Enero 2016
EL “BIBE” SELAYARÁN: FUTBOL DE POTRERO


Como todos los pueblos y ciudades de nuestro país, esta frontera ha tenido sus personajes populares que por diferentes razones han ingresado al círculo de la consideración general. Uno de ellos fue Wilson "BIBE" Selayaran, que se ha ganado en buena ley un lugar destacado en la galería, por haber sido uno de los grandes valores del fútbol fronterizo.

El patio de la escuela 28 sirvió durante los primeros años para entreverarse en los recreos con los hermanos Lima, el "Pato" Casal, el "Flaco" Decuadra, Julio Veró, Sanguineti, Vidal y muchos otros que ensuciaban túnicas con la de trapo.
Diminuto, delgado, poca potencia física, pero mucha habilidad lo fueron transformando en el ídolo indiscutido de un deporte que comenzaba tímidamente a codearse con los mejores del departamento y de Santa Vitoria do Palmar.
Como no recordar las "reservas" del Peñarol local allá por el 50 acompañado por Iriosildo, "Pichinango" Eguren, Mario Pintos, el "Gallego" Manolo, y el "Negro" Piqueno.

Durante muchos años fue la gran figura del fútbol local y departamental. Campeón del Este en tres oportunidades con la selección departamental de Rocha, junto al "Negro" Vera, Servando González, Julio Sanguinetti, la "Vieja" Villizio y "Pochocho" Fernández. Fue siempre un jugador "endiablado" que corría "desesperadamente" junto a la raya de cal con una intención ofensiva que solamente se detenía ante el arco rival.

Había traído del potrero todos los vicios que deleitaban a los espectadores. Poco importa si fue el mejor jugador de la frontera, pero estamos seguros que marcó una época en el fútbol local y departamental, con un pasaje por el profesionalismo defendiendo en la capital del país a Central F.C.
Había cumplido 18 años cargados de audacia y picardía cuando marchó para Montevideo. En Central se adueño de un puesto con muchos candidatos, amargándoles las tardes a los campeones de Maracaná que alternaban en varias instituciones.

Entre los potreros del Chuy y el Estadio Centenario había que recorrer más de 300 kilómetros para buscarse un lugar en el fútbol profesional que disfruta del prestigio ganado en el mundial de Brasil.
En Central alternó con Aguirre, Aviles, Bossio, Terra, Barreto, Perdigón, Omar Mendez y Guillermo Perez entre otros. El debut fue contra el Peñarol de Máspoli, Rodríguez Andrade, Davoine, Carrizo, Obdulio Vartela, Hogberg, Ghigia, Miguez, Schiafino y Vidal.

Perdieron contra uno de los mejores equipos de esa época y a la semana siguiente empataron con Nacional en dos tantos por bando confirmando el buen momento de Central y la consagración definitiva del diminuto puntero fronterizo.
Las andanzas del "BIBE" por las canchas montevideanas se prolongaron por algunos años, hasta que un día lo agarro la nostalgia y se "tomó" la ONDA con un pasaje sin regreso.