Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 31 de Diciembre 2016
RUPTURA DEL STATU QUO CARIBEÑO


EMBARGO HISTÓRICO
La literatura difiere de la historia. No pocas veces la primera baña a la segunda y las imágenes tienden a modificar los hechos, cuando no a enterrarlos.
Un examen de antecedentes objetivos siempre ha de servir para valorar las circunstancias, dialogar con propiedad y encaminar algunas conclusiones, aunque sabido es que no es fácil navegar entre luces y sombras.
En sucesivas comunicaciones he estado oteando sobre la América Latina en la que se han incrustado las vidas de gentes de mi generación. He recordado algunos capítulos cruciales.
La invasión de Bahía de Cochinos (1961) evidenció -como en el caso inmediato anterior de Guatemala- que las políticas basadas en economías no dependientes de Estados Unidos y sustentadas en el ejercicio de la soberanía nacional, no serían admitidas. Una vieja ley, imperante en el patio trasero.

Los incipientes desafíos de la revolución en Cuba fueron respondidos por todos los medios. Desde el arranque. Y las intimidaciones rechazadas.
El bloqueo dispuesto por Estados Unidos comprendió aspectos comerciales, económicos y financieros, a partir de agosto de 1960. Y tuvo su fase militar. Uno de sus desencadenantes de la reacción de la potencia mundial se originó en la reforma agrícola, cuando grandes propiedades pertenecientes a empresas norteñas fueron expropiadas. La compensación se dispuso con bonos a 20 años, con un interés del 4,5% sobre la base del valor imponible. El embargo agudizó sus facetas en 1962, comprendiendo la prohibición de envíos de medicinas y alimentos. Se hizo más enérgico en 1992, 1996 y 1999.

Es considerado el mayor cerco impuesto por un poder inexpugnable a un estado emergente. Sistemáticamente, en no menos de 23 veces (1), fue rechazado por la comunidad internacional. Complicó la vida social cubana pero no debilitó a Fidel Castro, según se proponía. La ligadura solo se aflojó -un tanto- luego de los contactos recientes entre B. Obama - R. Castro, circunstancia que, aún en su levedad, cuestiona el presidente electo D. Trump.

FILO Y CONTRAFILO

Si bien John F. Kennedy (presidente entre 1961 y 1963, año en que fue asesinado) había recibido el legado de medidas intervencionistas de amplio espectro, de su antecesor el Gral. Dwight Eisenhower (1953-1961), sería su presidencia la marcada por dos hechos sin precedentes.
Uno. El magnicidio del que fue objeto el gobernante. Ocurrió el 22.11.1963. Se le reputa como un golpe de estado. Kennedy fue fulminado en la Plaza Dealey, en Dallas, Texas, a las 12.30 minutos. Este territorio es bastión republicano. Estaba tapizado por asociaciones de ultraderecha (John Birch Society, Minutemen). 5000 carteles anunciaban al que "se busca por traidor". Sostenían que se estaba vendiendo la patria a los negros y comunistas…

Dos. La crisis de los misiles nucleares. La revolución que había arribado a Cuba estuvo inspirada por un notorio y orgulloso sentimiento nacionalista. Se transparenta en los discursos y primeras medidas adoptadas. Pero, el corte con los intereses empresariales y financieros de Estados Unidos en la isla desató múltiples planes agresivos.
La derrota imperial en Playa Girón contó con algunos suministros bélicos de la Unión Soviética y Checoeslovaquia. Y, todo fue llevando como de la mano, a nuevos y trascendentes acuerdos con los países llamados socialistas. Fidel Castro proclamó que esta sería la orientación de su gobierno.

En avance rápido, tomo el punto en que los servicios de inteligencia de la Unión Soviética detectan planes de sabotaje e invasión militar inminente. Dan cuenta a Cuba, que apresta a sus fuerzas, en una movilización histórica.
Nikita Jrushchov, líder de la URSS, propone a La Habana, como medida disuasiva, instalar misiles balísticos R-6, de alcance medio. Castro pide una alianza más fuerte: la de un tratado militar. Los soviéticos mantienen su propuesta, que será secreta hasta que las armas estén listas para activarse, si hubiera que repeler.

Aviones U-2, no tripulados, volando sobre cielos cubanos, detectan el emplazamiento del instrumental balístico. El 22.10.1962 Kennedy anuncia el bloqueo por aire y mar de la isla. Jruschov responde que tal medida es una agresión a su país y que no desviará una flota en navegación hacia Cuba. Aunque, reduce la velocidad y negocia directamente con Estados Unidos. Castro no forma parte de la conversación directa.
Hay hipótesis y versiones -algunas muy antojadizas- sobre el entramado de los hechos. El momento, sin duda, fue de enorme tensión. Rondó la sombra nuclear.

Jrushchov propuso el regreso de los buques -con pertrechos- si Estados Unidos renunciaba públicamente a patrocinar ataques belicosos a su aliada. Y amplió, el 17 de octubre: desmantelaría las bases de misiles nucleares en la isla. Con el compromiso de la contraparte de retirar de Turquía los misiles que, sobre el Negro, apuntaban a la URSS y otros existentes en Italia.
El pacto fue sellado.
Fidel Castro no quedó satisfecho del todo. Los cubanos usaron este slogan: “Nikita, Nikita:¡Lo que se da no se quita!”


NOTA

(1): En octubre de 2015, la Asamblea General de la ONU, por 191 votos contra 2 (de Israel y Estados Unidos) votó contra el bloqueo entendiendo que entre otros principios era contrario a la igualdad soberana de los Estados, la no intervención y no injerencia en asuntos internos, colidiendo, además, con las libertades de comercio y de navegación internacional.