Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Julio Dornel - 4 de Marzo 2017
LAS GUITARRAS DE DINO: POR LOS BARRIOS DE ROCHA


“Si se pudiera hacer, si se pudiera,
“hacer una guitarra con alma entera,
“que tuviera la boca de luna llena
“para cantarle a toda la tierra entera.”

Los versos de Blanco Balao, serían suficientes para hacer la presentación del maestro Dino Menichini, si la curiosidad periodística no nos hubiera enfrentado a un ejemplar del diario castillense El PALMAREÑO, que dirigía Julio Cesar García, donde bajo el título de EL ALMA DE LA GUITARRA, Balao nos ofrecía una hermosa semblanza del luthier rochense. “Le debía estos versos y pagué la deuda, aunque debo reconocer que no se puede pagar tanta belleza en una nota periodística. Camino por las calles de la ciudad de Rocha, por Lucio Sanz y Sancho, por Horosman de Los Santos, por Río Branco, por la callejuela que da a joyería Manzoni, por Julián Graña y ahora por Ramírez.

Voy a su encuentro. Creo que Dino ha vivido en todos los barrios de Rocha. También en La Paloma, cerca del faro, y en su reducto; el chalecito EL LUTHIER. Ya no está su taller donde nacieron los sonidos de sus guitarras, como tampoco el mate que nos acompañaba siempre. Dino Menichini Casella nació en Bahía Blanca (Argentina), pero fue uruguayo nacionalizado. Llegó a Rocha con 14 años, dando comienzo a su vocación por la carpintería, trabajando en obra blanca (muebles) carrocerías y armado de encofrados. A los 39 años era profesor en la Universidad del Trabajo (Escuela Industrial). Por el año 1935 se inició en la construcción de guitarras, algo poco conocido y quizás poco apreciado por aquellos años. Lo hizo de la mano de un gran artista y amigo, Agosto Miranda. De esta actividad nacieron aproximadamente 3.500 guitarras, aunque resulta muy difícil saber su número exacto”. Destaca Blanquito que afamados cultores de la guitarra tienen o tuvieron instrumentos construidos por Dino, destacando entre ellos a Eduardo Falú, Carlos Di Fulvio, Santiago Chalar, Pepe Guerra, Lucio Muniz, Anselmo Grau, Osiris Rodríguez Castillo, Mario Viera, Manuel Sosa, Walter Casella, el viejo López, integrante de las Cuerdas de Oro de Mario Núñez, y tantos otros que nuestra memoria no registra”.

“Solo podría hacerla, solo pudiera,
“con el duende y el alma, dulce camino,
“quien encontró la hondura de la madera,
“el maestro, el amigo, su nombre DINO”.