Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 10 de Marzo 2017
¡…NO LO QUE HAGO!


Anclaré, por un momento, en el conocido aforismo “¡Haz lo que digo, no lo que hago!”, por estos días puesto al rojo vivo ante el mundo occidental, al menos.
Tiene una profunda implicancia ética y se usa para exponer la falta de correspondencia entre quien efectúa una proclama que expresamente contradice con sus hechos.
En sus términos más generales indica la discordancia entre la doctrina que se dice profesar y los actos que la envilecen. Se trata de una conducta hipócrita (1) que embarra causas de la mayor significación.

CRIMEN SIN CASTIGO

El Papa Francisco es una figura de inocultable relevancia en el mundo de hoy. Sus discursos han abordado problemas importantes de la globalización, así como cuestiones delicadas que cruzan la organización eclesial que encabeza y extiende sus brazos por el planeta.
La pedofilia, esto es, la atracción erótica o sexual que un adulto siente hacia niños y adolescentes, ha sido un azote que en todos los tiempos ha campeado por la Iglesia Católica, en choque con principios básicos del humanismo. Estas agresiones, antes ocultadas, han saltado a la luz pública y Bergoglio también las condenó. El crimen tiene el sello del repudio.
“La Gaceta” porteña, de fines de febrero, bajo el rótulo “Perdón del Papa a curas pedófilos” dio la noticia desde la sede románica. Indicó que “Francisco mantuvo en secreto la reducción de la sanción a un grupo de sacerdotes culpables”. En su cuerpo la comunicación estableció: “La vaticanista de la agencia Associated Press, Nicole Winfield, dio una primicia que impactó por el desconcierto que causa: el Papa Francisco, que reiteradamente promete “tolerancia cero” con los curas que abusan sexualmente de menores, redujo “discretamente”, o sea sin hacerlo público, las sanciones a “un puñado” de clérigos pedófilos. Su decisión cayó mal entre las víctimas y los asesores pontificios.”

Continuó: “El castigo apartaba al cura culpable del sacerdocio, pero la reducción de la pena establecida por el Papa, en nombre de la misericordia, los condenó a “una vida de penitencia y oración y a la prohibición de ejercer públicamente su ministerio” sacerdotal.
La sanción más blanda es la misma que le fue aplicada al considerado más devastador abusador sexual en la Iglesia contemporánea, el líder carismático de los Legionarios de Cristo, padre Marcial Maciel, debido “a su edad y problemas de salud”. Maciel era candidato a los altares hasta que por iniciativa del entonces cardenal Joseph Ratzinger, principal colaborador de Juan Pablo II, fue descabezado por sus andanzas como pedófilo durante más de 30 años y padre de dos hijos. Pero también Maciel evitó volver al estado laical.”
ABANDONAN COMISIÓN INVESTIGADORA
El “Diario de las Américas”, que se edita en Florida (EE:UU.), del día primero de este mes, tomando por fuente a la agencia AFP, dio cuenta de la última renuncia en una comisión creada por Bergoglio: “La irlandesa Marie Collins, exvíctima de abusos sexuales y miembro del grupo de expertos creado por el Papa Francisco para luchar contra la pedofilia en la Iglesia, renunció este miércoles a su cargo, por las trabas y resistencias del Vaticano a su labor.”

Sigue: “Con un comunicado oficial, la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores anunció la renuncia de Collins, lo que constituye un duro golpe para el Papa Francisco y su promesa de aplicar la "tolerancia cero" a los curas que abusan sexualmente de menores.
La comisión contra le pedofilia fue creada a pedido del Papa argentino en 2014. Está formada por unos quince laicos y religiosos y tiene el encargo oficial de proponer al pontífice "iniciativas oportunas" para combatir ese fenómeno dentro de la institución.”
Más: “El año pasado, otra exvíctima de la comisión, el inglés Peter Saunders, renunció tras asegurar que se sentía traicionado por el Papa Francisco y por una Iglesia que "no hace nada" de cara a la pedofilia.”
El Papa Francisco ha obrado en sentido contrario a la palabra empeñada. Ha quebrantado el modelo del buen ejemplo en asuntos conmocionantes gravísimos.


NOTA

(1): La hipocresía es definida por la Real Academia Española como “el fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan”.