Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 17 de Marzo 2017
ARROJADOS A LA VERA DE LOS CAMINOS


Ha tomado estado público una dura y, a la vez, sensata comunicación sobre el estado de indefensión en que ha quedado un núcleo de compatriotas que soportaron bárbaros apremios y confinamientos bajo la dictadura.
Dos nombres aparecen como símbolo del grupo. Son los del Arq. Omar Novo y del Esc. Orlando Firpo Marty. Suscribe la denuncia Juan Santini, quien fuera colaborador inmediato en la Junta Departamental de Montevideo del edil Jaime Pérez, en el período anterior a la elección nacional de 1971.

BLANCO SOBRE NEGRO

La acerada carta recuerda que el arquitecto Novo, ahora con 83 años, fue detenido en 1975, con su esposa, por las denominadas Fuerzas Conjuntas. Sus hijos pequeños, en tanto, quedaban bajo la custodia de vecinos. El notario y profesor Orlando Firpo compartió celdas cuarteleras con el anterior. Se ofrecen detalles de las penurias del primero, habituales para cientos de otras víctimas. Entradas a los “infiernos grande y chico”, para recordar los sufrimientos de la obra del Dante. Calabozos insalubres y celdarios en vagones de ferrocarril, sobras por comidas, cumplimiento de trabajos y servicios denigratorios, burlas, etc.
Las secuelas en la salud resultarían inevitables.

Manifiesta Santini que estos capítulos de horror fueron llevados adelante y admitidos por el estado nacional. No obstante, en el reingreso a la democracia, durante los gobiernos del Dr. Julio María Sanguinetti y del Dr. Luis Alberto Lacalle Herrera no existieron las respuestas esperadas por necesarias. Admite una cierta preocupación en el mandato del Dr. Jorge Batlle, para luego indicar que con el Frente Amplio se comienza a discutir la reparación a presos políticos y la investigación por los desaparecidos.

Atando cabos y, poniendo blanco sobre negro, trae a colación ciertas expresiones, como las de los senadores José Mujica y Lucía Topolansky en cuanto a que ellos “no agarraron los fierros para cobrar una pensión”, o las del expresidente del BPS y Ministro de Trabajo Ernesto Murro, quien sostuviera “yo no estuve preso para cobrar una pensión”. Y hace este deslinde: “Es bastante lógico, que aquellos "que agarraron los fierros" y que atentaron contra los derechos humanos de otros, tengan esa concepción; pero ¿qué queda para los que militábamos en dictadura para restablecer la Democracia y que en nuestros hechos, no cometimos ningún delito? ¡Allá el Ministro Murro, cobrando el sueldo de director del BPS y ahora el de ministro!

¿PENSIÓN POR TRABAJO ESCLAVO?

Luego, admite como un error que, en aras de una presunta unidad, quienes luchaban por la democracia hayan permitido cargar la “pesada mochila con los expresos que “agarraron los fierros”. De ahí, concluye, que la ley “reparatoria es un engendro”, colmado de “contradicciones e injusticias”. Muestra los términos de la normativa (Capítulo V - Ley Pensión Especial Reparatoria - Nº 18.033), que concede -en condiciones de incompatibilidad- 8 y media Bases de Prestaciones y Contribuciones de la tabla del BPS.

Juan Santini enfatiza que la reparación no existe. Se trata de “una jubilación de preso”. Recuerda sus trabajos carcelarios, común al de los demás militantes políticos en cautiverio. Remacha: “Fue trabajo esclavo”.
Y regresa al caso del Arq. Omar Novo a quien la Caja de Jubilaciones Profesionales -ante la que se presentara documentando que había percibido la pensión de reparación-, le terminó recortando su retiro profesional. Ya no anhela vivir.
Como esta historia de calvario deambula de zanjón en zanjón, se anuncia que se planteará una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con el patrocinio del Dr. Pablo Donnangelo (Tel. 099620822).

“NO BAJAR LOS BRAZOS”

En un llamado a la recuperación de la fuerza de los militantes, Santini pide a su amigo Novo y a los demás expresos por ideas: “Si luchaste y te sobrepusiste a los infiernos y a los cuarteles, no bajes los brazos, que no te derroten esa manga de burócratas.”
Una historia de los que venciendo los infiernos quedaron al borde de los caminos.