Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google
 


 
 


Dolphin Free Shop
Complejo "Los Paraisos"
Alquilar nunca fue tan fácil
Venta Propiedades
Isabel Traductora
 
 
DE AYER A HOY
  EDICIONES CERVANTINAS
Apuntes de Walter Ernesto Celina
  LA PRIMERA IMPRESIÓN 

En 1604 Miguel de Cervantes Saavedra se presenta ante el Consejo de Castilla con el original de su Quijote, recabando autorización para su impresión y circulación. Los censores leyeron el texto, que quedó autorizado en setiembre del mismo año.

El armado y la corrección de las galeras llevó cerca de dos meses. El impreso se realizó en la tipografía madrileña de la viuda de Pedro Madrigal, dirigida por Juan de la Cuesta (o de la Cueva), su yerno. La gráfica se ubicaba en la calle Atocha.

Esta primera edición fue dirigida al Duque de Béjar y tuvo un precio de venta en 290,50 maravedíes. A fines de diciembre circularon ejemplares en Valladolid y, en enero de 1605, con amplitud, en Madrid. El librero del rey, Don Francisco Robles, fue uno de los que acogió su difusión. La novela impactó. Numerosos ejemplares fueron despachados para América, también en el 1605.

1ª Edición de La Galatea. Biblioteca Nacional de Madrid

 “EL QUIJOTE” EN EUROPA

“El Quijote” traspasa fronteras. La primera edición europea se realiza en castellano, ya que el imperio abarcaba Bruselas, Italia, Flandes, Lisboa,  América y más.

El 26 de febrero de 1605 el Santo Oficio (tribunal inquisidor de la Iglesia Católica) otorgaba licencia a Jorge Rodríguez para publicar la novela en Portugal.

En marzo Robles lanzaría una segunda edición de 1800 ejemplares.

En Bruselas se compagina una cuidada edición en 1607.

En el 08 aparece la tercera edición. En tanto, en 1612 aparecen traducciones en inglés y, en el 14, una versión restringida en francés, destinada a la nobleza.

De 1614 es “El Quijote” apócrifo, de Alonso Fernández de Avellaneda, natural de Tordesillas. El prólogo fue atribuido a Lope de Vega.

En noviembre de 1615 Cervantes ofrece el segundo tomo de “El Quijote”, tirando por tierra y ridiculizando, en la misma obra, a sus falsificadores. Los “moldes” -según la antigua expresión- fueron vistos por el autor en el otoño del año precitado.  

CERVANTES LLEGA A LA AMÉRICA COLONIAL

Los Archivos de Indias proveen  información que permite seguir los pasos de “El Quijote” en la América Nueva.

262 ejemplares fueron remitidos a México en 1605, llegando en el galeón “Espíritu santo”. Su destinatario fue Clemente de Valdés.

Para Cartagena de Indias se registra un primer remito a nombre de Juan de Zaragoza. Otro, de cien, es recibido por Antonio de Toro.

Por los procedimientos de resguardo de la fe los inquisidores subían a los barcos, fiscalizaban las pertenencias de los viajeros y los interrogaban. Juan Ruiz de Gallardo, de 26 años, oriundo de Sevilla, que viajara en el galeón “Nuestra Señora de los Remedios”, admitió haberse “distraído” en el viaje con “El Quijote”. Lo mismo hizo Alonso López de Arce, de 25 años, sevillano también, quien viajara en el “San Cristóbal”. Las embarcaciones, por lo regular, anclaban en Cartagena, pasando luego a Portobelo.

En 1605, a lomo de burro, un librero de Alcalá de Henares, de nombre Juan de Sarriá, trasportó a Sevilla  numerosos bultos, en los que iban cuarenta ejemplares, cuyo destinatario fue Miguel Méndez, en el Virreinato del Perú.

EL INTRÉPIDO CABALLERO EN JAPÓN 

Norio Shimizu vive en Tokio y es profesor en filosofía y letras. Ha dedicado comentarios dirigidos a señalar el momento en que se produce el cruce cultural entre España y Japón. Ocurre cuando, el 15 de agosto de 1549, llegan evangelizadores cristianos encabezados por Francisco Javier. Son rechazados y prohibida su actividad religiosa. Y anota: “Con este panorama es lógico que la primera referencia por la que se conoce al autor del Quijote se deba a K. Koga (1816-1884), un profundo conocedor de la cultura china que se interesó en la azarosa vida de Cervantes.

Hacia fines del siglo XIX aparecen tres curiosas traducciones cervantinas: en 1885-86 sale en una revista “El casamiento engañoso”, en japonés, por un traductor desconocido. 

Tapa de una edición japonesa del Siglo XVIII

Al año siguiente se publica “La fuerza de la sangre”, y también una refundición de la traducción anterior del “Casamiento Engañoso”. Pero se confunden estas novelas ejemplares con el Quijote, y además se las atribuyen a “escritor francés” llamado Cervanto”.

Shimizu destaca que en este año aparece una traducción japonesa parcial, tomada del inglés por Wa Shi. Los fragmentos ven luz en revistas. La primera traducción japonesa íntegra y en dos volúmenes se publica con motivo del 3er. Centenario. La realizan Shimamura y Katakami, aunque en inglés.

Una traducción directa del español esperaría hasta 1948. La inicia Hirosada Nagata, siendo culminada en 1977 por su discípulo Masakate Takahashi. Sin embargo, correspondió a la hispanista nipona Yu Aida la traducción total, lo que ocurriera en el período 1960-62. 

 TIRADAS ESPAÑOLAS ACTUALES

Con motivo del 4to. Centenario, la Real Academia Española en conjunción con la Asociación de de Academias de la Lengua Española, presentan con el sello “Alfaguara” una edición muy cuidada, con notas y consideraciones de Mario Vargas Llosa, Francisco Rico,  Martín  de  Riquer y Francisco Ayala.

“Planeta” formuló su propuesta del gran texto acompañándolo con ilustraciones y excelente encuadernación.

En ambos casos se trata de ediciones aceptablemente económicas, ya que están asimismo las más costosas.

 “Planeta” emitió otra con ilustraciones de Salvador Dalí y las notas de Martín de Riquer.

“Galaxia Gütemberg” y “Círculo de Lectores” ofrecen “El Quijote” y selecciones de Francisco Rico. En el primer tomo está la obra. En el segundo, una magistral sucesión de análisis.  

EUDEBA Y ESCRITORES RODEAN AL GRAN PERSONAJE

La editorial de la Universidad de Buenos Aires reeditará la versión de 1969, en dos tomos. Contendrá artículos de Celina S. de Cortázar, Isaías Lerner y Marcos A. Morínigo.

Las editoriales relanzan, además, ediciones vinculadas a la valoración trazada por infinidad de escritores. Entre ellos: Graham Greene con “Monseñor Quijote” (sello Emecé); Andrés Tropiello con “Al morir Don Quijote” (Destino); Marcelo Stefanell  con “El retorno de Don Quijote, caballero de los galgos” (es autor de “Don Quijote a la cancha”) (Ediciones Carolina); Kathy Acker con “Don Quijote que fue un sueño” (Anagrama).

Walter Ernesto Celina - 2005