Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google
 


 
 


Dolphin Free Shop
Complejo "Los Paraisos"
Alquilar nunca fue tan fácil
Venta Propiedades
Isabel Traductora
 
Historia de Chuy
 
Reseña cronológica de Chuy (1889 - 1904)
1889 -
Una gran sequía, que afectó a todo el país perjudica mucho a los pobladores fronterizos, dedicados a tareas agrícolas y ganaderas. Mueren ganados y se pierden parte de las cosechas esperadas para ese año.
1890 -

Nuevas calamidades afectan al país. Y en particular la zona de Chuy. Consta que en los meses de mayo y diciembre se produjeron violentos temporales que causaron daños en fincas e inundaciones de las zonas bajas.

En otro orden de cosas. Hemos recogido datos en archivos del Juzgado sobre numerosos fallecimientos, especialmente niños, a causa de “llagas” según los certificados expedidos por  respectivos Tenientes Alcaldes de la sección. Esto prueba que a las calamidades ya enunciadas se vino a sumar ese año una nueva epidemia de difteria, enfermedad común y a su vez temida en aquellos tiempos.

Pero en 1890 sucedieron hechos que resultaron positivos para la población. Uno de ellos fue sin duda. La llegada de las líneas telegráficas que unían Santa Vitoria con Chuy y cuya oficina estaba del lado brasileño, frente a la Comisaría.

También el auge comercial se inicia por esos años. Veamos lo que se publicita en periódicos de Rocha (“La Ley” y “El Centinela”):

“CASA INTRODUCTORA DE LEON P. VENTURA en la frontera de Chuy, acepta consignaciones y comisiones sobre artículos del país y en especial procedentes del Brasil”.

“JUAN RODRIGUEZ - IMPORTADOR y EXPORTADOR de yerba de Brasil y otros artículos del país, recibe órdenes en Comercio “San Miguel”. (Acotamos que estaba en La Higuera, muy próximo a la divisoria y en la actual zona suburbana de Chuy).

“Bienvenida: Al Sr. León Ventura, rico capitalista y vecino progresista del departamento, llegado en visita a Rocha”. (y en otro espacio)… “El rematador Antonio A. Gimena se ha encargado de la venta del ganado de D. León Ventura...” “Recomendamos a los estancieros, 50 hermosos toros de raza inglesa...” (De Ventura) (LA LEY, marzo de 1890, Pág. 2 y otras).

En cuanto a las instituciones locales se registra la renuncia de José Astigarrara como agente de Correos, asumiendo tales funciones el Sr. Ramón Corbo. Cabe acotar que el servicio de correos en sus primeros tiempos llegaba de manos de mayorales a la policía, quien se encargaba de su distribución. Por esta época -no tenemos fecha exacta- se nombraban agentes encargados y pasaron a contar con una oficina (a veces su propio domicilio). En Libro de Caja de la Aduana (1891-98) figura por vez primera el pago a la Administración Nacional de Correos, organizada como tal, de un giro postal, en marzo de 1898 (folio 91). 

En la Sub Receptoría de Chuy asume la función principal el Sr. Eulogio Midón quien solicita a la Receptoría de La Paloma una reestructuración interna para atender a tas necesidades presentes y futuras. Pide autorización para regirse por un Reglamento especial (Copiador). El mismo documento consultado (Copiador de Notas de Aduana -1888-1891, en folios 392 y 488) brinda detalles respecto a la organización del servicio de transporte de carga y pasajeros de aquel entonces. Alude a Manuel Rico como empresario (dueño de Posta y diligencia) además de mayoral; también menciona a Manuel Ramos en carácter de mayoral. Y en otro documento de la época figura en reiteradas ocasiones José Maria Fernández como carrero.

He ahí a los tres principales transportistas de fines del siglo pasado hacia y desde la frontera (el recorrido principal llevaba a Rocha y La Paloma, pasando por Gervasio y Castillos). 

En los meses de mayo y diciembre de ese año se realizan reparaciones en el edificio de la Sub Receptoria, habiendo constancia en Libro de Caja que se pagó a Don Ignacio Rufino Pereira la suma de $ 25 y de $ 12 respectivamente (por refacción de paredes, azotea y aljibe). A comienzos de diciembre se registra uno de los tantos encuentros entre contrabandistas y aduaneros, cuyo parte ilustra con detalles lo sucedido y permite “captar” imágenes de la población:

Diciembre 6 de 1893.

Sr. Receptor de Aduana de La Paloma Dn. Arturo W. Mata.

Comunico al señor Receptor que en la noche del 3 del corriente ordené al Sr. Guarda de esta oficina, Don Exequiel Silva que acompañados de los empleados Don Agustín R. Plá y Don Isidoro Machado hicieran esa noche servicio sobre la línea fronteriza desde el paraje La Higuera hasta los fondos de la casa que ocupa el hotel de Don Antonio Fossati, desde que un poco más arriba se encuentra abierta una portera. Siendo aproximadamente las diez de la noche, cuando los referidos empleados, se apercibieron que se acercaba con todo sigilo un individuo a caballo, al cual le fue dada la voz de alto y que respondió con dos tiros, al parecer de pistola. Inmediatamente el guarda Silva le contestó con un tiro de revólver y el empleado Plá con otro de rémington. No consiguiendo otro resultado que el de apoderarse de una bolsa con dos latas de tabaco peluquilla con cinco kilogramos cada una, que el contrabandista abandonó al ser sorprendido, fugándose al Brasil, y cuyas latas se encuentran a disposición del señor Receptor en esta oficina. Debo también hacer presente al señor Receptor que en esos momentos el empleado Machado se encontraba por orden del señor guarda vigilando a ocho o diez cuadras más arriba, pero tan pronto sintió las detonaciones se aproximó al acto del suceso.

Me permite llamar la atención al señor Receptor que no es la primera vez que se producen hechos de esta naturaleza, atentándose contra la vida de los funcionarios de esta repartición, y como verá usted, aún mismo tratándose de insignificancias, como la que motiva la presente comunicación. Por lo demás, el que suscribe pone y pondrá todo empeño por cumplir con sus deberes, contando como cuenta con el decidido concurso del Señor Receptor. Aprovecho la oportunidad para saludar a Ud. a quien Dios guarde muchos años. Carlos Anaya”.

(Nota Nº 207,folios 65 a 67 del Copiador de Notas Nº 3 de Aduana).

1895 -

Lo más destacado de este año lo fue sin duda la celebración del 70 aniversario de la Declaratoria de la Independencia Nacional, el 25 de agosto. Aún se conserva en casa de la flía. Fossati un Programa original de aquellas festividades. Su trascripción textual se impone por lo valioso del documento:

“PROGRAMA DE LAS FIESTAS QUE SE CELEBRAN EN CHUY EL DIA 25 DE AGOSTO EN CONMEMORACIÓN DEL 70 ANIVERSARIO DE LA INDEPENDENCIA NACIONAL.

-Primera Parte-
A la salida del Sol Himno Nacional ejecutado por la Banda Popular, frente al local de fiestas (casa de la Suc. Ventura, contigua a la Oficina de Correos). De ocho a diez, la referida banda ejecutara varias piezas de su repertorio en el mismo local.
A las once, paseo á la costa del arroyo Chuy donde tendrá lugar una comida campestre.
A las 2 p.m. de regreso del paseo procesión cívica, la que después de saludar a las autoridades locales, se dirigirá á la Oficina del telégrafo para enviar telegramas de saludo á autoridades departamentales y de allí, regresar al local de fiestas donde se levantará una tribuna libre.
De tres a cinco, juegos populares y retreta, frente al local de fiestas. A la entrada del Sol, Himno Nacional.
 
-Segunda Parte -
De seis á nueve p.m. iluminación de los edificios, retreta, fuegos artificiales, globos y cohetes.
PROGRAMA DE LA VELADA LITERARIA
--Primera Parte -
Himno Nacional, por la Banda Popular.
Palabras inaugurales por el Presidente de la Comisión D. Antonio Fossati. “25 de Agosto”, puesta de Alcides de María, recitada por la señorita Manuela Villasuso.
“El Entonao”, poesía de Elías Regules, recitada por el niño Silvio Fossati.
“Dos palabras”.Discurso por Don Elías Lizardo.
“Honor y gloria a los héroes de la Independencia Oriental” poesía de Eduardo Días, recitada por la señorita Carlota Pío.
“Reminiscencias históricas” Discurso por Don Eulogio J. Midón.
--Segunda Parte -
“Artigas”, discurso por Don León Ventura (hijo).
“Cuatro Palabras”, discurso por Don Marcelino Villasuso.
“A mi Patria”, poesía recitada por el niño Ruperto Ventura.
“Artigas”, poesía de Alcides de María recitada por la señorita Avelina Acosta.
“A mi Bandera” poesía de Aurelio Berro, recitada por la señorita Flora Ventura.
“La Bandera”, poesía de Manuel Bernardes, recitada por el niño Avilio Villasuso.
“Los Treinta y Tres” poesía recitada por el joven Bernardo Ventura.
Discurso de clausura por Don Exequiel Silva Peire.
Terminará con un baile.
1897 -

En un mapa editado por la Cruz Roja de Señoras Cristianas sobre acciones bélicas y movimientos de las fuerzas revolucionarias que se enfrentaron ese año (luchas Civiles entre blancos y colorados) aparecen datos referidos a la zona. Figura el trazado de la línea telegráfica de Buenos Aires a Río Grande (marítimo) con su conexión en la Barra del Chuy. También el trazado de la línea terrestre entre Montevideo y Chuy, que según la relación de informes que poseemos se tendió en 1890, permitiendo una fluida comunicación telegráfica, que los insurrectos pretendían dominar y los legalistas, defender También en el mapa aludido se señala un combate secundario registrado a mitad de camino entre Chuy y Gervasio, así como el trayecto seguido por las fuerzas de Benítez y Pareja desde Sierra Mahoma hasta la Barra del Chuy. Sin duda fueron esos hechos los más importantes registrados en la zona, de todas las luchas civiles acaecidas en el país.

Otro dato interesante surge del estudio de la foja de servicios del funcionario aduanero Gregorio Vidal quien fuera empleado del Telégrafo Oriental entre 1890 y 1897. Aunque no se precisa que fuera en Chuy, por relatos de viejos vecinos y documentos se sabe que el mismo vivía en esta frontera y posteriormente (en 1899) fue Agente de Rentas y Jefe de Correo.

1898 -
La importancia que ha adquirido la frontera del Chuy en materia de comercio exterior queda de manifiesta en asientos del libro de Estadísticas de la Sub-Receptoría de Aduana de fines de siglo.

Por ejemplo en los folios del referido libro, año 1898, figura un resumen con la totalidad de los artículos importados desde Brasil: azúcar no refinada, arroz en grano y descortezado, café en grano, cartuchos de metal y cartón, fariña, fulminantes, masacotes, miel de caña, pólvora, tablas de pino, tierra romana, tacos para escopetas, varas de saladeros, yerba mate, ganado, sal marina, tejas, camarones, cocos del Brasil, escobas de paja, hilo inglés, jabón, máquinas para café, papel astraza, zuecos descalzos, látigos, vino común, papas, zapatillas, dulce, naranjas frescas, alfalfa, ejes de madera, galleta común, postes para cerca, kerosén, ticholos, porotos, maíz, zinc en láminas y muebles. Cabe acotar que todos los productos -excepción del ganado- debían pagar impuestos.

1900 -

En los albores del siglo XX, Chuy es descripto por Orestes Araújo en su Diccionario Geográfico del Uruguay en estos términos: “En la actualidad se compone de unas diez o doce casas bien construidas y varios ranchos con la Sub Receptoría, oficina de correos y telégrafos, una excelente escuela pública, comisaría de policía y varios establecimientos comerciales”. Acá debemos precisar que ese diccionario fue editado exactamente en el ano 1900. Las dudas surgen cuando se nombra la “excelente escuela pública” puesto que lo único cierto es que el centro educacional funcionaba en casa de León P. Ventura.

Ahora bien, tal vez esa escuela fuera reconocida por las autoridades de la educación quienes no habían podido dar cumplimiento al reclamo efectuado desde la zona en 1887 por José Rodríguez al remitir el censo escolar.

Nos basamos para ello en la siguiente noticia extractada del periódico rochense “La Ley” (número de comienzos del 1900): “Salió menaje y útiles para las escuelas rurales de Chuy, Alférez, C. de Pelotas y Ceibos. El Inspector Arce, hizo notar que aparte de esas cuatro carretas, destinadas para esos lugares, también se deben crear escuelas en Paloma, Centinela y San Miguel. 

La primera escuela pública realmente, dependiendo del Estado, se instala en 1905.

La otra información de Orestes Araújo que puede confundir es la de la existencia de una oficina telegráfica. Ya que muchos historiadores manejan la información que recién en 1904 se extendió la línea de la Barra hasta nuestra población. Nosotros aseguramos que esa información aparece dudosa y hay pruebas de que mucho antes Chuy tuvo su oficina telegráfica (mapa editado por la Cruz Roja de Señoras Cristianas en 1897, libros de Caja de la Sub Receptoría de Aduanas de Chuy y obras de los historiadores Eduardo Acevedo y Juan C. Pedemonte, así como el periódico La Ley, en un número del año 1890). Creímos necesarias estas puntualizaciones para poder comprender sin errores de interpretación la realidad de Chuy al despuntar el siglo

1904 -
Es indudable que ocurre ese año un hecho -tal vez fortuito - pero que anuncia un estancamiento en el luminoso surgimiento de nuestro núcleo poblado.

A partir del 14 de noviembre y hasta el 11 de noviembre de 1905, se trasladó el Juzgado de Paz a San Miguel (ahora 18 de Julio), siendo el Juez Ramón Corbo. Este había sustituido a Antonio Fossati, quien al retornar vuelve la oficina a Chuy. Aquí no habría de permanecer mucho tiempo ya que el progreso del vecino pueblo de 18 de Julio motivé su reconocimiento como tal, el 10 de julio de 1909, sirviendo de asiento al Juzgado de Paz. Allí también se radicaron y cumplieron funciones los primeros médicos estables de la zona, algunos de los cuales todavía se recuerdan: Dios Saporitti, Héctor Lucián Canzani, Eliseo Marzol, José Pous, entre otros.

Pero tomando nuestra reseña, diremos que por esa época apareció la primera bicicleta que se recuerde en la zona (testimonio de Eduviges Plá). La manejaba “El Cabito”, un muchacho que trabajaba con Antonio Fossati.

Algunos historiadores  aseguran que ese año se instalo la oficina del Telégrafo como ya señaláramos es discutible y hay elementos para eso.

chuynet.com© Grupo Nuestro Horizonte, Chuy, Rocha, Uruguay