Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google
 


 
 


Dolphin Free Shop
Complejo "Los Paraisos"
Alquilar nunca fue tan fácil
Venta Propiedades
Isabel Traductora
 
Historia de Chuy
 
Reseña cronológica de Chuy (1937 - 1938)
1937 -
Ese año se edita en Montevideo un libro que describe magníficamente toda la región donde se brindan detalles del viaje en diligencia y de Chuy y su vecindario. Nos referimos a la obra Santa Teresa de Rocha de Miguel Víctor Martínez. En ella nos basemos para hacer una descripción de los medios de transporte de la época.

De la larga y recordada lista de mayorales y carreros que encabezan Ramos, Rico. Fernández y Garaza. Continuada por Florencio Mena, Ramón Lasso, Gutiérrez, se llega a los también recordados Mazzul, Cola, Tico Tico y Fausto Piada.

Martínez narra la experiencia de su viaje hacia Chuy con el último de los nombrados: “Las copiosas lluvias que desde mayo caen sin tregua sobre las tierras del este, han convertido el camino que ata a la villa de Castillos, en Rocha, con el pueblo de Santa Victoria del Palmar, en Brasil, en un ancho y largo lodazal, sobra cuya superficie se mueve el barro como si desde abajo hirviera; se abren los manantiales, se acercan y se juntan los ojos de... y las arenas son como ventosas invisibles que inmovilizan y tiran para lo profundo las ruedas de las carretas, hasta el eje”...

“Cuando llegamos al llano, Fausto dijo: ¡Lindo barro para las golondrinas!... Fausto advirtió la errada y agregó chuscamente: Golondrinas les llamo a los automóviles, porque emigran también de estos caminos en invierno”...

“Eran aquellas antiguas diligencias de caja grande con dos bancos largos sin respaldo, ventanas con pequeños postigos de madera que se corrían hacia abajo y la baca de piso de zinc con alta baranda... Llevaban doce personas adentro, tres en el pescante, 3 el mayoral y un peón en la tabla. En la baca se cargaba hasta cuatrocientos kilos de equipaje. Y adelante iba el moreno cuarteador. Arrastrada por ocho caballos, cuyos cuatros delanteros, sin rienda que los gobernaran, iban acollarados por el freno de la cuarta…” (Textual).

Levantan en un bajo, sobre a calle Internacional, que demarca el limite entre nuestro país y el Brasil… Mitad brasilero y mitad uruguayo, este pueblo carece de fisonomía propia y como se ha desarrollado en un solo sentido, a lo largo de la calle Internacional, no tiene ni siquiera la gracia de esos caseríos de calles entrecruzadas y en declive, sobre las que se levantan las tapias cubiertas de musgo. Es un pueblo largo y triste. Como todo núcleo de población fronteriza ostenta dos escudos y dos banderas a su entrada por Uruguay y a su salida para el Brasil, sobre casillas de madera. Esos escudos y banderas corresponden a los resguardos aduaneros de ambos países limítrofes... Pero en oposición con el carácter general de este pueblo, encuentra el forastero entre el caserío del Chuy, manos amigas corazones hospitalarios y costumbres probas”…

En otro momento se describe lo siguiente: “Es noche cerrada cuando llego al pueblo. Por su calle central, se estiran las luces de algunas puertas iluminadas con faroles a nafta de las que escapa un vaho penetrante de hojas de eucaliptos de infusión. Este olor como a remedio casero, mezclado al aire húmedo de la calle, produce la sensación de la existencia de un pobre ambiente medicinal...

Recordemos que efectivamente hacia esa fecha no hay médico estable y recién en 1939 aparecerá radicado en casa de A. Fossati, el Dr. Juan Abdala, quien estuvo varios años cumpliendo funciones en Chuy.

En otro orden de cosas, se sabe que funcionaba sobre la calle Internacional (ahora parte de la Ruta 19) un local de ferias ganaderas que estaba en campos de José Rodríguez. Era administrado por la señera firma de negocios rurales rochense de Birriel Hnos. En remates ese año se pagaban de 22 a 34 pesos por novillo, de 17.25 a 23 pesos por vacas para invernar y las vacas gordas y bueyes oscilaban entre 26 y 38 pesos (téngase en cuenta para establecer valores actuales: a nuestra moneda se le quitaron en dos oportunidades tres ceros...).

1938 -

Después de medio siglo del surgimiento y reconocimiento táctico como núcleo poblado allá en 1888, el Chuy retoma fisonomía y reinicia la senda del progreso, opacada como ya viéramos por la importancia que tomara a principios de siglo el pueblo de 18 de Julio. Chuy se encontraba muy vinculado a él especialmente en lo comercial, puesto que la Laguna Merín era una importante vía fluvial para el transporte de pasajeros y carga. Buques como El Juncal y el Osorio cumplían servicios regulares entre los puertos costeros de San Miguel y Santa Vitoria. También había Rutas hacia el Cebollatí y el Yaguarón.

La frontera, próximo al arroyo Chuy mantuvo algunos servicios importantes como el aduanero, correos y telégrafo, control policial, etc. También pasaban por aquí las líneas de diligencias que llevaban a Santa Vitoria y que tenían su posta en la posada y comercio de Joao Silva del lado brasileño, frente a la Fábrica de Tabacos. También mantenía su actividad social con el prestigioso club Luz y Vida (del lado brasileño).

La actividad comercial tenia a don Manuel Iglesias como uno de sus principales, habiendo habilitado un comercio de ramos generales frente a la calle Internacional.

Don Leopoldo Vogler aparecía concretando ideas nuevas desde el punto de vista comercial: relojería y joyería, luego comercio de electrodomésticos donde se vendían (y hasta se armaban) las primeras radios. Se traían repuestos para máquinas de escribir y coser, cargadores aéreos, motores diversos, automóviles y bicicletas.

Desde 1931 estaba radicado el Escribano Gastón Arimón cumpliendo importantísima labor, en cuanto a la regularización de las propiedades de los chuienses, además de integrarse a la sociedad, formando parte de la Comisión de Fomento Escolar, Grupo de Apoyo a la Biblioteca y al Liceo años después, siendo uno de sus primeros profesores honorarios.

En esa misma década se sabe que frente a la Escuela N° 28 estaba la farmacia “Carmen, de Tasiano Martino o Ticiano Martins. Es recordada por su labor al frente de una farmacia, Ana María Arrieche. Anteriormente hubo otro local similar, propiedad de Antonio Lobato, que después se trasladaba a Maldonado. En todos los casos carecemos de fechas exactas de sus inauguraciones y clausuras.

Chuy promovido a pueblo

Ya desde 1936, el 17 de junio, los representantes por Rocha Amaranto E. Torres y Alfredo S. Viglioia habían presentado en la Cámara de Representantes un proyecto solicitando el reconocimiento de Chuy como pueblo. De un prolijo y detallado trabajo realizado con motivo del Centenario de nuestra localidad y como aporte a esta historia, realizado por el Licenciado Uruguay Vega Castillos, extraemos una reseña sobre los Antecedentes y la Ley que declara a Chuy “Pueblo” en 1938.

El texto presentado por los diputados rochenses decía:

“Articulo 1”- Declarase pueblo con la denominación de “Chuy”, al núcleo de población existente en el lugar denominado Chuy, línea divisoria con la República de los Estados Unidos del Brasil, Municipio de Santa Vitória y que corresponde a jurisdicción departamental de Rocha.

Art. 2°- Comuníquese, etc.

Montevideo, junio 16 de 1936.

Amaranto B. Torres, Rep. por Rocha

Alfredo S. Vigliola, Rep. por Rocha”. (Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes, tomo 401, página 158).

En la exposición de motivos, que fundamentan el planteo, se dice referido al lugar: “… levantado sobre parcelamientos de terrenos solares, efectuados por los vecinos don León Ventura, primero, José Rodríguez después y ahora este señor y don Silvio L. Fossati”.

“En la actualidad pueblan el núcleo a que este proyecto quiere darle personalidad oficial, más de mil quinientos habitantes, una edificación ya compacta y de construcción moderna y adecuada, con un comercio numeroso y fuerte, en todos los ramos y hasta con industrializaciones que se realizan con todas las exigencias modernas como son las fábricas de tabacos y de café allí existentes del laborioso compatriota don Silvio L. Fossati que emplean fuertes capitales y utilizan numeroso personal, una hermosa edificación pública para escuela, comisaría, aduanas, rentas y correos y telégrafos y Policía Sanitaria de los Animales, a más profesionales, artesanos y talleres de distintos géneros...” (igual fuente de información).

Ese proyecto pasó a estudio de la Comisión de Constitución y Legislación General, la que -según Vega Castillos- cursé sendos oficios a la Intendencia de Rocha y la Jefatura de Policía, solicitando informes sobre la localidad de Chuy.

El 8 de julio responden desde la Intendencia de Rocha:

“... dicha localidad cuenta actualmente con una población aproximada de mil trescientos habitantes… tiene una fábrica para la elaboración de tabacos, otra fábrica para la torrefacción y elaboración de café y nueve casas comerciales”… (Firman la nota el Intendente Andres P. Virginio y el Secretario Augusto Corbo Martínez).

Con fecha 18 de agosto de 1936 se reitera pedido de informes a la Jefatura de Rocha la que al día siguiente contesta: “La localidad de Chuy. 5ª Sección policial del Departamento con una población de 1300 habitantes más o menos, está ubicada en la línea fronteriza con el vecino territorio de los Estados Unidos del Brasil. Posee una Comisaría, Receptoría de Aduana, Agencia de Rentas, Oficina Telegráfica y  la escuela pública, una fábrica de café y tabacos, cinco casas comerciales en todos los ramos. El tráfico comercial que se efectúa con el vecino país, se hace por la misma, localidad, siendo bastante importante. Sobre todo en las estaciones propicias al turismo, donde afluye cantidad considerable de personas a los establecimientos balnearios uruguayos y brasileños. Además, por la referida población cruza la línea de ómnibus que hace el recorrido entre esta ciudad y la de Santa Victoria, en el Brasil...” (Firmado por Medardo Silvera, Jefe de Policía). Ambos informes están en asientos del Diario de Sesiones de la Cámara de Representantes. Tomo 408, según consigna el historiador. El 7 de setiembre de 1936 la Comisión de Constitución y Legislación General emite un informe favorable atendiendo a la ubicación geográfica sobre la ruta internacional, al futuro turístico en vistas de las restauraciones de Santa Teresa y San Miguel, a la existencia de importante actividad comercial y servicios varios con oficinas públicas.

El Proyecto de Ley, acompañado por el informe respectivo, es devuelto por la Comisión de Constitución y Legislación General, a la Cámara quien le da entrada en la cuadragésima cuarta Sesión Ordinaria, el mismo 7 de setiembre.

El 16 de marzo de 1937, en oportunidad de realizarse la Segunda Sesión Ordinaria correspondiente al cuarto período de la XXXII Legislatura el Proyecto de Ley es incluido en el Orden del día, resultando sancionado y disponiéndose su comunicación a la Cámara de Senadores.

El 30 de marzo de 1937, en ocasión de efectuarse la cuarta sesión Ordinaria de la Cámara de Senadores, se le da entrada al Proyecto de Ley sancionado por la Cámara de Representantes pasándolo a la Comisión de Constitución y Legislación, para su estudio”... (Textual del Lic. Uruguay Vega Castillos).

Luego de reiterados fracasos por incluirlo en el orden del día, recién el 10 de enero de 1938, al cumplirse la sexta sesión extraordinaria, la Cámara de Senadores trata el tema. El Miembro informante de la Comisión. Dr. Abalcazar García expresó en la oportunidad que “la población a que hace referencia este proyecto la de Chuy tiene todos los índices que la Comisión exige para operar tal declaratoria menos en el que dice referencia con el aforo... El aforo global de la propiedad de ese pueblo tiene poca entidad...

Las patentes de giro de esa población alcanzan a 19 y dan un índice de su comercio por capitales alrededor de $ 19.000 y el aforo de la contribución inmobiliaria de todas sus propiedades alcanza apenas a $17.000. Esta suma, en el concepto de la Comisión parecía exigua para otorgar la declaración de pueblo, pero todos los otros índices, tanto el de población como el número de propiedades, su fraccionamiento, ritmo de progreso, posición, etc. llenan el criterio que generalmente tiene en cuenta La Comisión para otorgar la declaratoria. Es por estas razones que la Comisión se inclina al otorgamiento de la declaratoria de pueblo a la población de “Chuy” (Diario citado, tomo 165, página 619, trascripto en el trabajo consultado).

Finalmente se puso el Proyecto en Discusión General y particular resultando sancionado.

La Ley fue promulgada el 14 de enero de 1938 por parte del Poder Ejecutivo en la siguiente forma:

“Ley N° 9758 - CHUY - SE ELEVA A LA CATEGORÍA DE PUEBLO, AL NÚCLEO DE ROCHA ASÍ DENOMINADO.

PODER LEGISLATIVO

El Senado y la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay. Reunidos en Asamblea General,

DECRETAN:

Articulo 1° Elévase a la categoría de pueblo con la denominación de “Chuy”, al núcleo de población de igual nombre, ubicado en la 5ª sección judicial del Departamento de Rocha.

Art. 2° Comuníquese, etc.

Sala de Sesiones de la Cámara de Senadores, en Montevideo a 10 de enero de 1938.

ALFREDO NAVARRO José Pastor Salvañach
Presidente Secretario

MINISTERIO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y PREVISIÓN SOCIAL

Montevideo, Enero 14 de 1938

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese.

TERRA

Eduardo Víctor Haedo”

(Extractado del Registro Nacional de Leyes. Decretos y Otros Documentos de la República Oriental del Uruguay, Año 1938, pág. 42 y 43, por el Lic. Uruguay Vega Castillos, autor de un completo trabajo sobre el tema).

Corresponde señalar que durante el año 1938, se habilita la carpintería mecánica de Nico Viera, con moderna maquinaria; también la Talabartería Chuy.

chuynet.com© Grupo Nuestro Horizonte, Chuy, Rocha, Uruguay