Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google
 


 
 


Dolphin Free Shop
Complejo "Los Paraisos"
Alquilar nunca fue tan fácil
Venta Propiedades
Isabel Traductora
 
Jack el Destripador
 
BÚSQUEDA DEL PERFIL DE JACK EL DESTRIPADOR VISIÓN CRIMINOLÓGICA

 

SUMARIO DE LA NOTA ANTERIOR

Un paseo por el viejo Londres permitió conocer el origen de Scotland Yard y, a su propósito, observar sus distintas ubicaciones territoriales.
Se vio el papel de Arthur Conan Doyle, colaborador del servicio policíaco y, a la vez, célebre creador novelesco.
La actual investigación del Lic. Eduardo Cuitiño sobre la identidad del asesino serial de Capilla Blanca (Whitechapel) encuadra en el método deductivo del escritor pero, va más allá.
Una nueva mirada a los asesinatos sucesivos de 5 mujeres, víctimas de Jack the Ripper, tuvo un reencuentro testimonial señero: se exhumó el primer documento criminalístico de la historia. El informe forense de 1888, del Dr. Thomas Bond permite a los modernos pesquisadores una comparación eficiente. Y facilita al observador sopesar la evolución de ramas científicas, insertas en la esfera criminológica propiamente dicha.

EMPUJANDO PUERTAS

Un investigador que mire al pasado para desentrañar secretos, debe no sólo tener métodos, sino estar dotado de avidez para conocer todos los detalles posibles, en un terreno que por su lejanía temporal resultará poco accesible.
En su obra sobre el ignoto malvado que aterrorizara la capital inglesa, Eduardo Cuitiño se da a la tarea de movilizar cerrojos, empujar puertas y escudriñar. Así, llena de fojas el escenario. Por esta razón sus páginas constituyen un excelente desafío para observar los episodios y saber, por ejemplo, cuál era el estado de disciplinas que nutren la criminalística y la criminología. Tal compulsa, a la vez, se hace apta para cotejar conocimientos propios, legado de estudios formales o de otro tipo

DIFERENCIACIÓN Y CONJUNCIÓN CIENTÍFICAS

El autor, por extensión de su estudio buscó, con acierto opiniones técnicas calificadas y brindó informaciones que ayudan al lector a distinguir los tiempos en que ocurrieron los hechos criminosos. Hizo distinciones terminológicas y marcó la presencia de algunas personalidades señeras.
La propuesta es planear sobre dichos campos y considerar un perfil  actualizado de un psicópata.
Cabe diferenciar criminología de criminalística. 
Para Julio Nieto Alonso esta última es la “disciplina encaminada a la determinación de la existencia de un hecho criminal, a la recogida de pruebas e indicios y a la identificación de los autores mediante la aplicación de métodos científicos de laboratorio, así como a la elaboración de los informes periciales correspondientes”. Otro especialista, Ángel Gutiérrez Chávez, la cataloga como la “rama de las ciencias forenses que utiliza todos sus conocimientos y métodos para coadyuvar de manera científica en la administración de justicia.”
La criminología, en tanto, estudia las causas del crimen y preconiza los remedios del comportamiento antisocial del individuo. Es una ciencia interdisciplinaria que maneja resortes de la sociología, psicología, antropología, conjugados con los de la medicina y el derecho penal.
En la fundación, crecimiento y desarrollo de ambas ramas existen algunos nombres trascendentes, a retener: el del moravo Sigmund Freud,  el del italiano Cesare Lombroso, el del francés Eugène Vidoq, en una larguísima lista. (Sus aportes oportunamente serán tratados, al margen de esta serie de comentarios.).

AUSENCIA DE EMPATÍA

Estas pinceladas se orientan, como comentario periodístico, a ver en toda su estatura al personaje que centra la preocupación del pesquisador Cuitiño.
En la nota Nº 5 el lector accedió al histórico informe del Dr. Thomas Bond, hecho en 1888, para Scotland Yard. Fue una gran caracterización de Jack, tildado también el “Hombre del delantal de cuero”. Pero, insuficiente para llegar a definir al psicópata. El sujeto -puede recordarse- pasaba desapercibido entre la gente común, con la carga explosiva de su peligrosa intimidad.
La psicopatía, en rigor, es un trastorno que se traduce por una alteración de la personalidad. Afecta las relaciones personales y la conducta social, aunque no las funciones intelectuales. Se manifiesta en comportamientos exaltados o violentos.
Quien la padezca carecerá de empatía, esto es, de la habilidad cognitiva para comprender el universo emocional de otra persona. Tal disturbio no permite se experimente remordimiento. Un individuo así considerará a los demás como si fueren simples objetos, a los que se dirigirán para la consecución de determinado propósito, sin que necesariamente sus acciones provoquen daño. Por consecuencia, no todos los psicópatas resultarán asesinos.
Hervey M. Cleckley, psiquiatra norteamericano pionero en la investigación de la psicopatía, distinguió hacia 1941, en “La máscara de cordura”, varios subtipos en la especie. Abrió un campo de verificaciones importantes.

RETRATO DE UN PSICÓPATA

Si de la descripción de los asesinatos seriales se procurara un entendimiento afinado, la pregunta a formular podría ser: ¿Qué conduce a cometer un crimen, sin la reticencia del miedo o la compasión? 
Robert Hare, especialista en psicología criminal, en la Universidad de Columbia Británica (Canadá), ha dicho que única característica ineludible en un psicópata “es que carecen de emociones, de la capacidad de situarse en el lugar de otra persona para siquiera imaginar su sufrimiento”.
Ha presentado una  lista de 20 síntomas que caracterizan a un ser psicopático: 1) Locuacidad. Encanto superficial. 2) Egocentrismo. Sentimiento exagerado de autovalía. 3) Necesidad de estimulación. Tendencia al aburrimiento. 4) Mentira patológica. 5) Dirección. Manipulación. 6) Falta de remordimiento y culpabilidad. 7) Escasa profundidad de los afectos. 8) Insensibilidad. Falta de empatía. 9) Estilo de vida parásito. 10) Falta de control emocional. 11) Conducta sexual promiscua. 12) Problemas de conducta precoces. 13) Falta de metas realistas a largo plazo. 14) Impulsividad. 15) Irresponsabilidad. 16) Incapacidad para responder por acciones propias. 17)  Relaciones maritales breves. 18) Delincuencia juvenil. 19) Invalidación de la libertad condicional. 20) Versatilidad criminal.
Ahora, la interrogante subsiguiente podría ser: ¿Cuáles serían los casilleros ocupados por  Jack, el destripador?

 

 
 
Walter Ernesto Celina - 2014

walter.celina@outlook.com  -  walter.celina@adinet.com.uy