Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 14 de Mayo 2016
SOCIALISMO EN FUGA - REFORMA CONTRA-LABORAL


El presidente francés, François Hollande, acaba de justificar los términos de una reforma laboral excusándose en la existencia de una minoría legislativa que le impedía obtener el quórum parlamentario indispensable.

La decisión fue adoptada en sesión del Consejo de Ministros, al amparo de un recurso constitucional especial, conocido como el artículo 49.3, que impone la fuerza presidencial sobre el poder de la asamblea legislativa.
Por la misma norma, en 2015, se puso en marcha una reforma económica, también carente de apoyo cameral.
Bajo el imperio de la filosofía del “ejecutivo fuerte” se gobierna en Francia según los términos de una reducción conservadora de la democracia clásica.

A despecho de la afirmación de Hollande, en cuanto a que los derechos de los trabajadores estarán afianzados y reguladas las normas exigidas a las empresas para contratar, la fuerza laboral recurre a la protesta. En la población el rechazo al mandatario es del orden del 70%.
En tanto, miembros del Partido Socialista (PS) en discordia con su correligionario presidente, continúan buscando el apoyo de otros diputados para una propuesta paralela, que precisa votos de los cuales carecen en sus filas.
Tal, la pata política del asunto.

LOS RECORTES

Este es el muestrario de los recortes:
1.- Supresión de facto del límite de 35 horas de trabajo semanal y apertura a los despidos. 2.- Los ceses podrán aducirse por razones económicas (menores pedidos, mengua de negocios, reorganización empresarial, cambios tecnológicos). 3.- Achique de las indemnizaciones a empleados con antigüedad de más de 20 años. 4.- Supresión de los días adjudicados al trabajador por fallecimientos, nacimientos y otros hechos familiares. 5.- Sistema de reducción salarial y de los montos por horas extras.

Derrumbe de las plataformas que los mismos socialistas franceses levantaran hace 15 años.
Es la falsa izquierda en marcha, pulverizadora de las ideas que le dieran fuerza en la clase trabajadora y capas afines. “Campos en ruinas”, al decir del escritor José Saramago. Docilidad, ante el super poder económico; presión rigurosa sobre los que viven de su trabajo diario.