Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 13 de Noviembre 2016
LAS BARDAS DEL VECINO


CANGREJOS BAJO LA PIEDRA

Si la inestabilidad no estuviera instalada en la sociedad norteamericana, con particular acento desde el derrumbre financiero de 2008; si la globalización y la revolución tecnológica -coaligadas- no hubieran cambiado los modos de producción y las relaciones entre los Estados -desvirtuándolos-; si las atroces guerras focales no fueran parte de una añeja voracidad y de un nuevo expansionismo, quizás no hubiera sido posible que estuviéramos hablando del primitivo personaje que arribó a la Casa Blanca. Del que lo hace a nombre de una entidad política que desoye su primera significación: la de ser un partido republicano. Nunca como ahora podría decirse que “el hábito no hace al monje”.

Daré un giro al tratamiento de la reciente elección presidencial de los Estados Unidos de América, cuyo resultado -con la ascensión de Donald Trump- apabulla y descoloca a tanta gente.
Hay muchísimas personas apabulladas, seguramente porque entre la hojarasca y el mimetismo electoral de siempre, no midieron los movimientos geopolíticos que, aunque distintos por algunas de sus formas y contenidos, tienen, sin embargo, una cadencia repetitiva. Cito, apenas, la salida de Inglaterra de la comunidad europea, el rechazo a la propuesta de paz en Colombia, el entramado de Brasil. Habrá tiempo para bucear más hondo.

DOS INSTANTÁNEAS

1.- Entre un loco y un miope, una chica peligrosa

El prestigioso director de cine Oliver Stone (1) hablando hace pocos días -y antes de los comicios- para Le Temps, de Francia, dio su visión sobre los candidatos en pugna y el presidente Obama, en términos cáusticos. Fue uno de los que dudara del triunfo de Trump, destacando la peligrosidad de la candidata del partido demócrata. Recordó los planes belicistas de esta y se detuvo en sus acciones de apoyo a los “contras” en Nicaragua y los bombardeos a Libia. Sostuvo: “Trump es un loco: dice una cosa y al día siguiente, otra. Sí, él es peligroso. Pero, ¿por qué piensan que Hillary Clinton es menos peligrosa?" y agregó que "ella es partidaria del intervencionismo; gustaría ver en la Casa Blanca a un demócrata que busque la paz. Pero Hillary Clinton encabeza una fracción belicista”. En cuanto a Barack Obama dijo que aunque lo “presentan como un pacificador, no lo es. Y Hillary es aún peor". Anotó que Obama, al menos, como orador “es perfecto”… Su síntesis fue esta: “Trump es un loco, Obama es miope, pero Clinton es la más peligrosa”.
Con los resultados a la vista, parecería que nada pudo mejorar.

2.- Devolver el partido al pueblo

El documentalista Michael Moore (2) hace algunos meses pronosticó que Donald Trump se alzaría como presidente de los EE.UU. Ahora escribió “una lista de cosas para hacer” tras la derrota.

“1.- Tomar el Partido Demócrata y devolverlo al pueblo. Nos fallaron miserablemente.

2.- Despedir a los eruditos, pronosticadores, encuestadores y cualquier otro en los medios que mantuvo y se negó a abandonar una narrativa y se negó a escuchar o a reconocer qué era lo que estaba pasando. Estos personajes ahora dirán que debemos "curar la herida" y "unirnos". Muchas más de esas tonterías les saldrán por el culo en los próximos días. Apáguenlos.

3.- Cualquier miembro demócrata del Congreso que no se despertó esta mañana listo para pelear, resistir y obstruir, de la misma manera que los republicanos lo hicieron contra el presidente Obama, cada día durante ocho años, debe renunciar y dejarnos a nosotros liderar el camino para detener la maldad y la locura que están a punto de comenzar.

4.- Todos deben dejar de decir que están "atónitos" o "en shock". Lo que deben decir es que estaban en una burbuja y que no estaban prestando atención a sus compatriotas norteamericanos y a su desesperación. Años siendo ignorados por ambos partidos, hicieron que crecieran el enojo y la necesidad de venganza en contra del sistema. Con ello vino una estrella de la TV que les gustó, cuyo plan era destruir ambos partidos y decirles a todos: ¡Están despedidos! La victoria de Trump no es una sorpresa. Nunca fue un chiste. Tratarlo como si lo fuera, lo fortaleció. Él es tanto una criatura como una creación de los medios, y los medios nunca lo tendrán.

5.- La única razón por la cual Trump es presidente es por una arcaica e insana idea del siglo XVIII llamada Colegio Electoral. Mientras no cambiemos eso, continuaremos teniendo presidentes que no elegimos y que no quisimos. Viven en un país donde la mayoría de los ciudadanos han dicho que creen que existe el cambio climático, que creen que las mujeres deben cobrar lo mismo que los hombres, que quieren una educación sin endeudarse, no quieren que invadamos países, quieren un aumento del salario mínimo y quieren un único y verdadero sistema universal de salud. Nada de eso ha cambiado. Vivimos en un país donde la mayoría está de acuerdo con la postura "liberal". Solo nos falta el liderazgo liberal para que eso ocurra.” Y arengó: “Intentemos hacer nuestro listado ya, para este mediodía.”

Una expresión de fe y rebeldía, con sesgos parcialmente compartibles.
Por extensión, una prevención que sería bueno pudieran entender los que se encaraman en los partidos, se alejan de las necesidades de los más, equivocan derroteros, falsean programas y contaminan lo que tocan. “Si véis arder las bardas de tu vecino, pon las tuyas en remojo” (3), parece ser la moraleja inmediata.


NOTAS

(1): Oliver Stone. Nueva York 1946. Estudió en las Universidades de Yale y Nueva York. Soldado en la guerra de Vietman. Distinguido con premios Oscar. Algunas piezas de su vasta y actual filmografía: Platoon, Salvador, Wall Street - El dinero nunca duerme, JFK, caso abierto, Hablando con la muerte, Nacido el 4 de julio.

(2): Michael Moore. Flint, Michigan 1954. Cineasta, documentalista y escritor. Premio Oscar. Bowling for Columbine y Farenheit 9/11 cimentaron su fama fílmica. Antibelicista, ejerció la crítica por la invasión a Irak y otros países. Estigmatizó la administración de G. W. Bush.

(3): Bardas y no barbas. Barda, techumbre de paja. Los antiguos barberos solo ablandaban las barbas con paños de agua caliente.