Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Julio Dornel - 6 de Diciembre 2016
“SARANDI DE LOS AMARALES”


Hace algunos años el Dr. Anselmo Amaral, integrante de la Academia Riograndense de Letras, jubilado como Procurador General del Legislativo de Porto Alegre, escritor y poeta con más de 15 títulos publicados, realizó un extenso juicio crítico sobre la publicación local “IMÁGENES DEL SIGLO”. Vinculado a esta frontera desde temprana edad por razones familiares, el Dr. Amaral señala haber disfrutado de un “bello conjunto de situaciones nunca olvidados.

Era todavía un niño cuando comencé a cruzar la frontera del Chuí, acompañando a mi madre ya viuda, con el propósito de visitar parientes, todos ellos “hacendados” en el paraje Sarandí muy próximo a la ciudad de Castillos. Eran tantos los Amarales en ese lugar, que el mismo se denominaba vulgarmente como “Sarandi de los Amarales”( Octacilio, Otilio, Arístides y mi propio padre Aparicio Bernabé. Con mi madre siempre nos dirigíamos a la estancia de Manuel Brun en India Muerta. Conducía la diligencia don Fausto Plada, un “castellano” muy bueno de mediana edad que nos dejaba en Castillos en el hotel de Saravia, por casualidad casado con una Amaral, donde esperábamos el coche de Manuel Brun que nos llevaría a su estancia. Apenas nos sentábamos en la diligencia comenzaban los comentarios desfavorables sobre el pasaje de la “Angostura” próximo a la Fortaleza de Santa Teresa, que se trataba por aquella época de un lugar de difícil pasaje por la existencia de arenas movedizas.

Siempre admiré en el Uruguay el sentimiento cívico y espontáneo de la peonada campera. No había un solo paisano que no tuviera un pañuelo celeste para una festividad patria. También me agradaba escuchar a Pedro Miraballe mi vecino de la Barra del Chuí cuándo hablando de la historia oriental me decía: “Mira doctor, siempre que cruzo por el busto de Chuiquito Saravia me saco el sombrero de la cabeza. Por todas estas cosas, cuánta gente despertó mis recuerdos al transitar por las páginas de “IMÁGENES DEL SIGLO”. Irineo Alves, cuñado del inolvidable “Cardeal”, Manzanares la personificación de la simpatía detrás del mostrador, Carlos Calabuig, Mauro Silva y muchos otros.
La querida amiga Elvira Rotta, hermana de “Pixinga”. Las bellezas del Chuy, las hermanas Vidal, una de las cuales protagonizó un romance que la historia chuiense todavía debe recordar. Razón tenía el poeta oriental al afirmar:

“Al ruiseñor con todos los gorjeos que su garganta hermosa encierra yo prefiero las calandrias uruguayas bordando los cantares de mi tierra..."Leopoldo Vógler, como olvidarlo si fue en su comercio, antigua calle 13 de mayo, hoy barón de Río Branco, en mi ciudad natal que conocí y escuché por primera vez un aparato de radio. Venía de campaña y vi mucha gente al frente de su comercio y relojería. Me acerqué comprobando que estaban trasmitiendo un partido de fútbol correspondiente al Mundial de 1930. Jugaba Brasil no recuerdo con que adversario, pero todos se reían mucho cuando el locutor uruguayo decía: “ Toma leche de cabeza, haciendo referencia al centro fútbol brasilero Carvalho Leite. Hablando de fútbol nunca olvidaré los “petardos” de Mario de San Vicente, jugando en Río Branco el Club de mi corazón. San Vicente, un “crack” inolvidable y telegrafista del Chuy. Tampoco es extraña a mis recuerdos la carretilla de Germán que en su imaginación paranoica le parecía un “coche” de última generación.

Creo que el vapor de la página 67 era mismo el LAGUNA MERÍN que hacía el trayecto Santa Vitoria - Cebollatí atravesando la Laguna. En dicho barco cruce un día la Laguna, donde los nietos de mi bisabuelo Firmiano Mendoza me esperaban para trasladarme con mis padres hasta la ciudad de Treinta y Tres en dos autos Ford Modelo T.” Hemos ofrecido parte del artículo periodístico donde el Dr. Anselmo Amaral se refiere a la publicación “IMÁGENES DEL SIGLO” señalando finalmente que “el presente es la realización del pasado en razón del cuál confiamos en el futuro. Por esta razón seremos siempre ambulantes, viviendo de fantasía y realidad por el camino...Encierro estos recuerdos que me refrescan la memoria con una copla campera de la grande y querida poetisa oriental Blanca Berder Carpena:

“REBENQUE, ESPUELA, CABRESTO, RODEOS, VIENTOS, VICTORIA, SON LAZOS DEL SENTIMIENTO PÁ ENCORRALAR NUESTRA HISTORIA.”