Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Julio Dornel - 25 de Mayo 2017
Dr. JUAN JOSÉ CANCLINI: “EL TOTO”


Nació en la Unión, uno de los barrios más populares del Montevideo antiguo, un 3 de febrero de 1926, procedente de una familia de albañiles con rango de constructores, que le facilitó en algo su pasaje por la escuela 63 de Camino Carrasco, liceo José Pedro Varela y finalmente la Facultad de Medicina.
No tenía 30 años de edad cuando se encuentra entre los fundadores de C.E.M.E.C.O. (Centro Médico Cooperativo) donde trabajó como practicante y muy poco como médico, al tener que viajar para el interior. Lo recibió el vecindario de un pequeño núcleo poblado denominado San Luis, sobre la margen derecha del río homónimo. La hija de Ciriaco Pereyra le dio la oportunidad de realizar el primer parto en su nuevo destino, cuando transcurrían los primeros días de un cálido enero del año 1960. A partir de ese momento se entregó de lleno a su profesión, para ganarse con el tiempo la simpatía y la consideración general de la población.

Lentamente se fue “aquerenciando” en su nuevo destino y cuando todavía no se conocían los caminos mejorados tuvo que desafiar los cruentos inviernos para llegar hasta Barrancas, Los Ajos, Isla Negra, El Ombú y San Luis abajo para prestar asistencia. Fueron pocos años pero marcaron una nueva etapa en la vida del pueblo, trabajando sin desmayo para cumplir múltiples actividades junto al “Negro” Echeverría, “Pîndingo” Pereyra, Fernando Olivera, los “Turcos” Caticha, Bender, Cabrera, Corbo y muchos otros que lo rodearon desde el momento de su llegada. No tenemos dudas de que recorrió permanentemente todas las zonas rurales, por caminos intransitables pero donde le bastaba solamente un caballo, un par de botas y un poncho gaucho para llegar hasta el lecho de sus enfermos. Es posible que en este núcleo poblado surgido junto a las márgenes del caudaloso San Luis, haya transcurrido una etapa importante en la vida de este médico rural, que con los pocos medios disponibles pudo realizar una gran obra a favor de los más necesitados.

En los primeros meses del año 1977 el Dr. Canclini da por terminada su etapa al frente de la policlínica de Salud Pública, recibiendo un sencillo homenaje de toda la zona con motivo de la importante gestión realizada a favor de esta población. Culminaban en esa oportunidad 17 años de trabajo sin pausa en el ámbito de la salud, pero terminaba también el trabajo silencioso que venía cumpliendo por el club Social, por la Liga de Fútbol y por todo aquello que reclamaba una población que nada tenía. Cabe señalar que durante varios años atendía dos veces por semana la policlínica de 18 de Julio viajando en sulky por falta de locomoción. Vino luego su apostolado en el hospital de Chuy, trabajando permanentemente pero con menos revoluciones, aunque con mayores fatigas por el peso de los años que el “TOTO” nunca quiso reconocer.