Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 15 de Junio 2017
LOS OLMOS NO DAN PERAS


No dejo de sorprenderme en las escasas oportunidades en que asisto a la sociedad médica que levanta consultorios y servicios en Bulevar Artigas y Palmar, en Montevideo.
Pasaré por alto la robusta estructura burocrática y me detendré en el campo de batalla en que la empresa ha transformado pasillos y antesalas.
Asimismo, dejaré de lado a prestadoras asociadas para referirme solo a los contenidos de un sistema de pantallas electrónicas, escasas en información y carentes de contenidos instructivos.
Mientras los pacientes aguardan en el recibidor, los laboratorios hacen la promoción de sus productos mediante un golpeteo visual sistemático a través de una red de videos.

Cae por su peso que estas modalidades invasivas suponen erogaciones por instalaciones y equipos y que debieren generar una renta. Pero para la masa social, que soporta el castigo, esto será como un secreto de secta…
Retorno a las pantallas. Si el establecimiento sanitario a cada instante me recuerda tales o cuales medicamentos, seguramente será para que yo, paciente-cliente no los rechace, no los olvide y, para que, dándolos por buenos, al recordarlos también pueda adoptarlos o sugerirlos. De cajón, una tan incitante campaña lleva a obviar consultas, a consumir los productos destacados pues, si son formidables y no hay salvedad de contraindicación alguna ¿por qué ante un malestar no voy a acudir a ellos de inmediato? ¡Es bastante más sencillo que esperar uno, dos o tres meses para acceder a una consulta!
Tengo la leal convicción que está configurado un mecanismo de mercantilización perverso, a contrapelo del manido consejo de “no automedicarse”. Es un colmo verdadero: ¡El virus se propaga desde de la sociedad sanitaria!

¿Quién le pone coto a esto?

No será la Unidad Especializada en Medicamentos de ASSE que tiene, al parecer, funciones de farmacovigilancia y recomienda a los galenos “recetar por los principios activos”, aunque en la puerta de sus consultorios estos tengan los videos saturando con recomendaciones de marcas.
No deseando ser escéptico, pregunto públicamente: ¿Quién/nes podría/n controlar a la entidad médica a la que estoy afiliado?
Agregaría, sin descortesía: ¿En el emporio hospitalario referido podría hacerlo el Dr. Tabaré Vázquez, como especialista de alto rango que es de la citada sociedad? ¿O debería tomar la posta el Sr. Juan Salgado, tesorero de la entidad y, a la vez, secretario honorario del Dr. Tabaré Vázquez en la presidencia de la república?
La realidad estremece. ¡Los olmos no dan peras!