Chuynet.com
facebook.com/chuynetportal twitter.com/chuynet
Google

Blogs

Buscar noticia



Guia Chuynet, A un Clic de Todo
Alquilar en la Playa
Venta Propiedades
 
 
Por Walter Celina - 19 de Junio 2017
CARTA A LOS ESTUDIANTES


En el mundo de los negocios interesan las rentas, no los jóvenes. Los estímulos a las nuevas generaciones no es que no existan. Solo que son débiles. Sea en la familia, en los centros de estudios, en la misma sociedad. De esta suerte de orfandad surgirán consecuencias inevitables. Y los retrasos comportan costos sociales.

Como acople a este ligero preámbulo y por su enorme significado deseo recordar el papel transformador que José Pedro Varela asignara a la educación pública, así como la forma en que José Enrique Rodó concibió una ética para jóvenes. Aunque los tiempos sean otros, siempre han de valer las ideas de apertura y la inspiración para escalar más alto en un sistema de educación y cultura no excluyentes.
No se sorprenda si, por una satisfacción recibida, le hablo de Bill Gates. No se trata de ofrecer nada de lo que él pergeña e impone en el mercado y que, en la intermediación pudiera yo ofrecerle como mero agente de ventas…
En lo que en el hemisferio norte se ha llamado “la temporada de togas y birretes”, se ha difundido una singular carta del cofundador de Microsoft, personaje que está a la cabeza en el ranking mundial de los multimillonarios.

La misiva, dirigida “A la clase 2017”, guarda relación con cuestiones esenciales del saber contemporáneo y la ubicación de todos quienes quieran enrolarse en los nuevos procesos.
La incitación de Bill Gates pudo estar dirigida a los que acaban de egresar con títulos académicos de nuestras universidades, como para aquellos que ingresan a las facultades y tienen la mirada en el futuro.
El texto arranca con una confesión de humildad personal, a la vez que exalta la cualidad del mejor tipo de estudiante: “¡Felicitaciones! Has logrado algo que nunca logré hacer: ganar un título universitario.”
Asistió en Seatle a una escuela privada de élite que, en el año 1968, ya disponía de una computadora. Se aficionó a las técnicas de los ordenadores y compartió inquietudes con Paul Allen, quien sería su socio en Microsoft. La empresa es fundada en 1975. Al año siguiente el joven Gates deja sus estudios en Harvard. No se gradúa. Algo que admite, casi como un autoreproche.

Explica el porqué de su comunicación así: “Los nuevos graduados universitarios a menudo me piden consejo de carrera. Tuve la suerte de estar con 20 años cuando la revolución digital se estaba poniendo en marcha y junto con Paul Allen tuvimos la oportunidad de ayudar a darle forma. (Ello explica mi falta de título, urgido en salir de la academia porque temía que la revolución pasara sin nosotros.)”
Viene aquí su opinión respecto de cuáles serán los soportes para los nuevos avances: “Consideraría tres campos. Uno es la inteligencia artificial (1). Sólo estamos empezado a aprovechar algunas formas que harán que la vida de las personas sea más productiva y creativa. El segundo es la energía (2), porque hacerla limpia, asequible y confiable será esencial para combatir la pobreza y el cambio climático. El tercero es el de las biociencias (3), que están maduras y posibilitan oportunidades para ayudar a las personas a que alcancen vidas más largas y saludables.”

Recuerda inmediatamente: “Pero, algunas cosas en la vida, son verdaderas sin importar qué carrera elijas. Ojalá lo hubiera entendido mejor cuando abandoné la universidad.”
Luego de algunas reflexiones, concluye: “Tuve que aprender a reconocer y apreciar los diferentes talentos de la gente. Cuanto antes puedas hacer esto, hazlo, que más rica será tu vida.”
Vale recordar que las matemáticas y sus especializaciones son parte inseparable para el desenvolvimiento de los conocimientos en cualquiera de las áreas mencionadas.


NOTAS

(1): El concepto de inteligencia artificial (AI), fue dado en una conferencia pronunciada por el norteamericano John McCarthy, en 1956, produciendo gran impacto. Mediante una máquina pueden desarrollarse operaciones “inteligentes”, similares a las que puede realizar un hombre.

(2): La energía es la capacidad de los cuerpos para realizar un trabajo y producir cambios en ellos mismos o en otros cuerpos. Guarda relación con mecanismos que habilitan el funcionamiento de máquinas y artefactos.
Se les distingue por tipos: mecánica, cinética, interna, eléctrica, térmica, electromagnética, nuclear, química, etc.

(3): Biociencia. Cualquiera de las ciencias que se ocupan de los organismos vivos. Engloban múltiples ámbitos científicos. Química, biología, física, tecnología médica, farmacia, informática, nutrición, tecnología medioambiental, etc. Su expansión es constante.